Opinión

Algunos misterios de la Navidad

El origen de la Lotería de Navidad.

¿De dónde vienen las 12 uvas?

¡Bienvenidos a la última entrada del año! Como cada diciembre nos echamos las manos a la cabeza afirmando la eso de “¡qué rápido pasa el tiempo!” Y es que, cuando de tiempo se trata, la percepción siempre es curiosa, a veces parece volar y sin embargo otra se nos antoja poco para la sensación que nos deja. Por ejemplo, vamos a hacer un ejercicio de memoria, intenta recordar los grandes acontecimientos de este año y nómbralos en alto, al terminar la lista tus afirmaciones serán: “¿ya ha pasado un año?” y “¿Sólo ha pasado un año?” Dos cuestiones fieles a la verdad y al mismo tiempo contradictorias, curioso. El caso es que llega el temido momento de los balances, las promesas de año nuevo y, cómo no, los preparativos de cara a las fiestas.

Así que, en estas fechas tan señaladas, me he propuesto buscar el origen de dos de nuestras tradiciones más navideñas. En primer lugar la Lotería de Navidad, que da el pistoletazo de salida a los días de fiesta y las uvas, que se lo dan al año nuevo. En cualquiera de los dos casos, estos acontecimientos nos llenan de ilusión, deseos y sueños. Aunque, por supuesto, no todo el mundo es practicante ni de uno ni del otro.

"Lotería Navidad"Empezaremos con la loteria porque su historia parece estar más clara. Nos remontaremos a 1812, al 19 de diciembre en concreto, y nos situamos en Cádiz, en las famosas Cortes de Cádiz. España no estaba ni de lejos en su momento de esplendor, como veréis hay cosas que no cambian, el caso es que por aquel entonces andaba por la citada andaluza Ciriaco González Carvajal, Consejero y Cámara de Indias, con ganas de, como recogen los testimonios, “aumentar los ingresos del erario público sin quebranto de los contribuyentes”, que en palabras menos técnicas viene a ser algo así como darle una alegría a los cuerpos de los españoles de la época. Total, que ni cortos ni perezosos dispusieron los números del sorteo en trozos de papel, que el tema de las bolas y los bombos llegaría algo más tarde igual que el nombre con el que hoy la conocemos. El afortunado ganador del primer Gordo de Navidad fue el paisano portador del número 03604, que había comprado uno de los boletos a 40 reales y había ganado 8.000, lo que en aquel momento fue todo un negocio.

El caso es que esta iniciativa se trasladó a Ceuta, más tarde al resto de Andalucía y en tercer lugar a Madrid. Desde aquel 1812 la Lotería de Navidad ha sido cantada año tras año por los llamados Niños de San Ildefonso sin faltar nunca a su cita, a pesar de las crisis económicas, los cambios políticos, las guerras o el cambio de moneda.

¿Y qué hay de las uvas? Aquí los datos históricos bailan un poco más, aunque hay dos teoría que se imponen con fuerza y que, de hecho, se podría decir que conviven juntas. La hipótesis más sonada y argumentada data de 1909 y nos lleva a la huerta española, Murcia. Parece ser que debido a un excedente de este producto los agricultores sacaron a relucir todas sus tácticas de marketing y claro, ¿quién no quiere suerte en su vida? Solo fue necesario apellidar a las uvas con este bien preciado y convertirlas así en ‘las uvas de la suerte’, con el objetivo de tomar una uva por cada mes del año y confiar en que esta pequeña oval era portadora de suerte segura. Los más valiente se atreven, aún a día de hoy, a pedir un deseo con cada una de ellas, yo bastante tengo con acabarme las 12 sin añusgarme.

"Puerta-Sol"Por otro lado, se cree que José Abascal y Carredano, Alcalde de Madrid por 1882, decidió sancionar a todos aquellos que saliesen a ciertas horas a jalear en las calles. Así que, haciendo una mofa a la burguesía, parece ser francesa y alemana, que tenía por costumbre cenar en Navidad con champán y uvas, varios decidieron ir a la Puerta del Sol a copiar esa tradición acompasados por el reloj. Como veréis esto tampoco ha cambiado, la Puerta del Sol ha sido testigo de las protestas desde que el mundo es mundo. El caso es que al año siguiente ya habíamos hecho nuestro este peculiar menú y los comerciantes ya anunciaban en sus puestos a las uvas de la suerte. Y se cree que aprovechando este filón, los agricultores de la historia que antes os contaba, dieron salida a una cosecha que de lo contrario les habría supuesto grandes quebraderos de cabeza.

Así que nada, os invito a que indaguéis el porqué del aguinaldo, el Belén o la ropa interior de color rojo. Os deseamos que paséis unas felices fiestas y a que, con lotería o sin ella, comiendo uvas o sin comerlas, entréis en el nuevo año con esperanzas de sueños renovadas, mucha salud y grandes amores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s