Críticas·Entrevistas·Opinión

El documental, un género menor

Carolina Astudillo Muñoz y El gran vuelo.

Maite García Ribot y Cartas a María.

A veces se me olvida que se puede ir al cine para ver algo más que un largometraje. El género documental comparte cartelera con los grandes éxitos pasando desapercibido por muchos. Sin embargo, yo llevaba tiempo con ganas de echarme a las espalda algún reportaje o documental, pero el handicap que presenta este género es su fugacidaz. El documental, por lo general, va unido a lo efímero, con lo cual aquí el refrán de “quien no corre, vuela” tiene una efectividad del 100%.

Así pues en los últimos dos meses me he quedado con la miel en los labios hasta en dos ocasiones, que se dice pronto. La primera llegaba a mi correo gracias a la agenda de Notodo, se trataba de Cartas a María, un documental que parecía hacer realidad una idea de proyecto que siempre he tenido entre ceja y ceja y que veía ahora resulto de la mano de Maite García Ribot. La segunda oportunidad se me escapaba de entre los dedos después de dos fines de semana en la Cineteca, El gran vuelo, acompañado de otro nombre de mujer, Carolina Astudillo Muñoz.

Dos proyectos que se presentaban con una temática similar, la Guerra Civil y la época de Postguerra, las persecuciones a los opositores al régimen y la vida oculta de aquellos que eran considerados como “potencialmente peligrosos”, una tema que, sin entrar a valorar entre buenos y malos, siempre ha despertado mi interés. Pensé, por tanto, que podría ser interesante ver ambos trabajos y aprovechar para “charlar” con sus mentes pensantes. Y digo “charlar” porque la distancia nos ha impedido hacerlo sin un ordenador de por medio, ¡bendita Era de la Tecnología! El caso es que, ante la imposibilidad de visionar estos documentales a estas alturas ya, me puse en contacto con Maite y Carolina para pedirles un visionado privado y hacerles algunas preguntas al respecto de este. Ellas, sin dudar ni un momento, me tendieron una mano en forma de link, lo que me hizo sentir afortunada y agradecida. ¡Así da gusto!

Dos historias muy diferentes entre sí desde la narración hasta la utilización de los recursos, con un nudo común, el de una huída y dos desenlaces opuestos o quizás no, nunca lo sabremos. Os pongo en antecedentes antes de entrar a valorar los pros y contras que, desde mi humilde opinión, he anotado.

"Cartas a María Documental"
Imagen extraída del documental ‘Cartas a María’.

Cartas a María explica la historia de Pedro y María, los abuelos de la propia directora del proyecto, Maite. Una separación obligada, aunque es fácil entrar a valorar vista desde fuera, ¿debería haber dejado la lucha para volver con su familia? ¿Podría haberlo hecho? El hilo del que tirar eran unas cartas encontradas en la casa familiar que Pedro le había ido enviando a su mujer durante su tiempo fuera de nuestras fronteras. Así fue como la familia García consiguió juntar algunas piezas de un puzzle difícil, sobre todo para el padre de Maite, el hombre que conseguirá ponernos los pelos de punta y el nudo incómodo en la garganta, gracias a una genial entrevista entre padre e hija. Sin muchas pretensiones la autora empieza a investigar en el contenido de esas cartas en busca de algunas respuestas y consigue dar marcha atrás en el tiempo hasta poder andar sobre los pasos de su abuelo. “Las direcciones desde las que mi abuelo mandó las cartas fueron la primera pista para la investigación en Francia. Allí encontré mucha información y en concreto hallé su dossier de refugiado que aportó muchos datos y nuevos detalles para seguir investigando”, me contaba Maite y añadía “lo he podido hacer gracias al apoyo, en primer lugar, del Memorial Democràtic que permitió que me trasladara tres meses al sur de Francia donde pude consultar todos los archivos de esa región. Más adelante hice un viaje por mi cuenta a las Islas del Canal, donde me acompañó la ayudante de dirección Sophie Koheler. Allí tuve la oportunidad de conocer la vida de los exiliados españoles en estas islas. Y ya en la última etapa de la investigación me trasladé a Gérgal a pasar una temporada, desde allí pude vivir de alguna forma el otro lado de la historia, el de las mujeres que se quedaron”, una visión igual de dura que también aparece recogida en el documental.

"El gran vuelo"
Imagen extraída de ‘El gran vuelo’

Veamos ahora la segunda historia. En este caso la vinculación de su autora con la protagonista de la misma es mucho menor y por tanto la carga emocional será menor también. El gran vuelo llegaba de rebote, es una de esas aventuras que nacen a partir de otra previa. “En 2008 realicé el documental De monstruos y faldas, que rescata el recuerdo de las  tres hijas y el sobrino de mujeres que estuvieron en la Prisión de Les Corts de Barcelona durante los primeros años del Franquismo. Albert Pueyo, es el sobrino de Clara. Así llegué a ella. Lo que más llamó mi atención fue el hermetismo que se generaba en torno a su figura. Ahí comenzamos la investigación, pensando en el documental. Un proceso que duró varios años”. En el caso de Clara Pueyo Jonet, a diferencia de nuestro otro protagonista Pedro, nunca sabremos su desenlace ya que desapareció en 1943 y su familia nunca volvió a saber de ella. Tampoco sé si la intentaron encontrar o decidieron dejarle vivir libremente, después de varios años de persecuciones, censuras y prisión.

Tanto Maite como Carolina han tenido que rebuscar en un pasado incómodo, por suerte han sabido a qué puertas llamar y así han podido recopilar información de “la Filmoteca Española, la Filmoteca de Catalunya, archivos de la CNT, archivos franceses y de las Islas del Canal de la Mancha”, en el caso de la primera de las dos y “de las Filmotecas de Cataluña y Valencia”, en el de la segunda.

Ha llegado el momento de mojarse. Ambos me parecen unos trabajos dignos de reconocimiento por el mimo con el que han sido tratados, por la valentía con los que han sido sacados a la luz y por la calidad de sus investigaciones. Pero también está bien poder analizar la otra parte, aquella que cuesta más ensalzar. Para mi gusto Maite ha abusado un poco de la cámara lenta, entiendo que es un buen recurso para sentir que paramos el tiempo y que nos trasladamos a otra época donde la vida no era tan acelerada como lo es ahora. Sin embargo, creo que lo ha explotado más de la cuenta creando cierta sensación de sopor en algunas partes. Le pregunto sobre esta decisión y me explica que ha sido con la intención de “transmitir mi forma de acercarme a esas imágenes que, desde el principio, fue siempre la de escudriñar cada detalle con la esperanza de reconocer a Pedro entre los miles de rostros”, una respuesta que me deja satisfecha a pesar de que mi sensación sigue siendo la misma, pero claro, formulada la causa la consecuencia se ve siempre con otros ojos.

"El gran vuelo"
Imagen extraída de ‘El gran vuelo’.

En el caso de El gran vuelo tengo que confesar que la dificultad ha sido mayor. Quizás es porque iba con una idea prefijada sobre el argumento de la historia y, en cierto modo, no ha conseguido cumplir mis expectativas. Esperaba encontrar la historia de Clara, su día a día antes de entrar en prisión y sobre todo su historia cuando escapó de ella, dos periodos por los que he pasado pero con la sensación de hacerlo a medias. En el caso de este documental la historia está, para mi gusto, más liada, navegamos por momentos dispares, por historias que se suceden a veces a saltos, el lenguaje y la narración son más complejos que en el caso de Cartas a María, lo que se puede ver como un error o como un acierto en el sentido de que es más difícil para el espectador, pero por otro lado este juega un papel más importante ya que tiene que estar más atento al desarrollo de los hechos. Me da la impresión de que este documental esta creado para aquellos cinéfilos que ya están un paso por encima del resto. Sin embargo, en El gran vuelo, el uso de la cámara lenta se deja solo para los momentos clave, sin hacer de este un recurso explotado, lo cual crea mayor fluidez en el desarrollo de la historia y se formula como un punto a su favor. La otra pauta que ha llamado mi atención ha sido el uso del idioma, con un narrador en tercera persona en castellano y la lectura de las cartas de Clara en su idioma original, algunas veces en catalán y otras en castellano, lo que podía crear cierta confusión, igual que el uso de imágenes de recurso que poco tenían que ver con lo que la voz en off nos explicaba en ese momento.

Dejo que ahora sean ellas quienes se expresen en cuanto a cómo ven el mercado del documental y en cómo el público recibe este género. Para Carolina la vida y las satisfacciones que El gran vuelo ha experimentado hasta la fecha han sido positivas, “la peli se estrenó en Márgenes en diciembre de 2014. Ha estado en más de 20 festivales y también ha obtenido varios premios, entre ellos, Mejor Documental en Málaga. Respecto a la cartelera en cines, en Madrid estuvo dos fines de semanas (6 pases) y en Barcelona se hicieron cuatro. La distribución y exhibición en salas sigue siendo un problema, pero hay salas como Cineteca y Zumzeig que se dedican a proyectar cine independiente, por llamarlo de alguna manera. y la verdad es que en nuestro caso, nos fue bastante bien“. Para Maite el problema de los documentales es “una cuestión de cómo está organizada la industria del cine y en concreto la distribución en España. Imagino que esto cambiaría con políticas de apoyo a este cine que vive un poco al margen de los circuitos más comerciales”, un visión que tiene la esperanza de que cambiará, como ella misma me asegura, “parece que poco a poco está emergiendo este tipo de cine y que tiene muy buena aceptación entre el público. Sólo es necesario que se dote de herramientas al medio cinematográfico”.

Dos acercamientos completamente distintos al género del documental, a pesar de una temática, podría decirse, común. Dos historias que llegan de la mano de dos mujeres que, por su incursión en este medio, me atrevería a decir que son de armas tomar, una necesidad sine qua non tratándose del tema que tenemos entre manos.

Gracias de nuevo por su generosidad compartiendo conmigo este visionado privado y, en términos generales, por darnos la oportunidad a todos de conocer estas historias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s