Críticas·Opinión

Pixar, las dos realidades de un visionado.

Pixar, ¿películas para niños o adultos?

La compañía dorada lo ha vuelto a hacer.

El título de esta entrada bien podría haber sido ‘Pixar, o el don de moralizar al adulto‘ porque aunque se trata de la compañía por excelencia del Cine de Animación no hay que confundir este concepto con el de películas para niños. Y es que el mundo Pixar cada vez se ha especializado más en darnos un buen “¡zas!, en toda la boca” a quienes ya tenemos pelos en las piernas.

Antes de verano la revista Fotogramas publicaba un ranking con las que presuponían ser las mejores películas de la compañía. La reina de la lista resultó ser de las pocas que aparecían en mi apartado de ‘pendientes de ver’, Wall·e. Así que no me quedó más remedio que sentarme 103 minutos delante del televisor para ver a qué se debía ese puesto vencedor.

Pixar lo había vuelto a hacer, había conseguido superarse a sí mismo con una historia tierna, un personaje entrañable, misteriosamente parecido a Jhonny 5, y una buena dosis de moralidad. Sin contar dentro de esa lista de logros, desde mi punto de vista, a Cars, Aviones y sus derivados, películas que me parecen patinazos de la compañía y curiosamente sea porque estas sí están destinadas a un público estrictamente infantil, algo a lo que Pixar no nos tiene muy acostumbrados.

InsideoutEl caso es que lo que a priori se presentaba como una crítica acerca de una película aislada, la ya citada Wall·e, ha derivado en este artículo mayor, especialmente después de haber visto la última joya de la corona, Inside out, o Del revés para nosotros, que lo de las traducciones al castellano bien darían para otro artículo. Y es que si las mujeres somos de Venus y los hombres de Marte, verdad universal también es afirmar que las mujeres somos de Disney y los hombres de Pixar, bajo el mismo mandato desde 2006 aunque con dos líneas más que definidas. Sin embargo, e independientemente de a qué mundo pertenezcas, Pixar nos ha robado el corazoncito a todos con alguna de sus historias, la hija primogénita Toy Story, el abuelo de Up y sus diez minutos de inicio, que muchos defendieron como un corto y no un largo, la amnesia de Dori o la pequeña niña Boo y sus Monstruos. Lo que me he venido planteando después de los dos últimos cara a cara que he tenido con las pelipixar o las pixarpelis es si también le estarán robando el corazoncito a aquellos que levantan menos palmos del suelo.

Lo que está claro es que esta empieza a ser una reflexión más general que particular, sólo hay que buscar algunos de los artículos que han estado circulando por el Todopoderoso Internet los últimos años. Veamos como ejemplo el extraído de un artículo del diario El País en el que aseguraba que Pixar había multiplicado la complejidad narrativa “corriendo riesgos con momentos abiertamente adultos, que los niños son incapaces de percibir, como si fueran ultrasonidos que su cerebro deliberadamente ignora porque no están dirigidos a ellos”. “Pixar agarró por los hombros a los adultos de la sala y les propuso emociones solo procesables con la experiencia y la madurez”.

Otro de los más recientes, esta vez del blog javipas.com, hacía referencia a los comentarios que la última incorporación de Pixar había generado en periódicos de la talla del The Daily Dot o The Washington Post, con afirmaciones tan tajantes como estas “la peli no es para niños” o “la película afectará mucho más a los adultos”.

Una percepción, como vemos, que se constata cruzando el charco. Otro curioso caso es el estudio realizado por Slate y los ranking sobre las mismas películas en puntuaciones realizadas por críticos y por niños.

"Pixar estudio"
Estudio realizado por ‘Slate’ en relación a las películas de Pixar.

Ya a simple vista vemos que son la noche y el día y que las películas de Pixar siguen al pie de la letra el dicho popular de ‘cada uno ve la feria como así le va en ella’. Vamos que lo que el sector adulto y el infantil está recibiendo del mismo visionado bien se podrían parecer como un huevo y una castaña.

Vale que ya Disney cruzó la línea y nos sacó del mundo de pastel de fresa y princesas para meternos en el de la cruda realidad. Escenas que los adultos nunca vimos necesarias, la muerte de la madre de Bambi y la de Mufasa nos traumatizaron a quienes ya habíamos cumplido los 10. Pero incluso esta sobredosis de vida real era comprendida por los pequeños, un mensaje claro, sin rodeos y lo suficientemente terrenal como para no tener que inventar grandes historias que encubriesen la desaparición repentina de esos personajes. Sin embargo, a ver quién es el guapo que le explica a un niño de entre seis y diez años los temas relacionados con el adulterio, el despertar de las hormonas, ciertos trastornos de personalidad o el primer amor. Por no hablar de las frases hechas y de los chistes actuales, donde Pixar ha demostrado ser el mago de la carcajada asegurada o ya lo más rebuscado de todo, los guiños a Apple. Vale que Steve Jobs estuvo ahí para plantar los cimientos, pero dudo mucho que eso lo sepa el 60% del público de la sala, con lo cual se reafirma ese cine para adultos.

En definitiva Pixar se ha posicionado como la marca dorada. Independientemente de su intención y del target al que de verdad quiera llevarse al huerto, todo lo que crea se convierte en oro, incluso en Cars 2, un chasco en lo que a críticas se refieren pero nuevamente rentable a nivel comercial. Claro que también esta bien en estos casos escudarse tras el lema de ‘para todos los públicos‘, una coletilla que sirve para explicar que “la animación es el único género que realmente atrapa a toda la familia” y esto es posible si se trabaja con dos niveles paralelos con dos lecturas alternativas, “una misma escena apela a los niños y a los adultos a la vez, despertando sentimientos distintos y dejando una huella diferente en cada uno”, en boca del fundador de Pixar John Lasseter.

"disney_vs_pixar"

Sea como fuere yo espero que no nos dejen de sorprender y que tengamos por delante una nueva generación de personajes entrañables y de historias con las que los adultos nos sintamos un poco más niños. Me gusta que todavía haya una línea, gruesa por suerte, entre estos dibujos y los teóricamente de humor adulto del tipo de Los Simpson, Padre de Familia, Sin Chan o American Dad. A fin de cuentas, y por suerte también, a Disney le queda mucha guerra que dar y mientras exista Mickey habrá esperanza para los pequeños.

Ojalá los nuevos personajespixar o pixarpersonajes se incorporen muy pronto a la familia y vuelvan a traer a España la genuina exposición que esta fiel admiradora del mundo de los sueños no se quiso perder en su momento.

Anuncios

Un comentario sobre “Pixar, las dos realidades de un visionado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s