Crónicas·Opinión

El misterio de Amy

Una voz negra en una historia de mujer blanca.

Un documental que plantea más preguntas qué respuestas.

No hacen falta presentaciones cuando se trata de Amy Winehouse. Hoy hablaremos de la novia de Candem, del cardado más imitado de este siglo y del contralto registro vocal que más pelos ha sido capaz de erizar en los últimos tiempos.

"Amy (la chica detrás del nombre)"Sólo alguien como Winehouse sería capaz de superar al original, aunque este se tratase de la mismísima Carole King y su bella composición titulada Will you still love me tomorrow. Amy fue capaz de emocionar con una versión de este tema 50 años después, demostrando asimismo su talento y la vigencia de una gran canción.

Algo parecido es lo que ha pasado estos últimos meses en las salas de cine. El verano nos suele tener acostumbrados a películas ligeras y de escasa calidad, cosa que habrán evitado aquellos que, como yo, se decantasen por la mejor opción. Amy (la chica detrás del nombre) o el tan brillante como duro documental dirigido por Asif Kapadia. De este modo, esta vez no es una canción de Carole King, sino la gran pantalla, lo que nos lleva a afirmar que Amy sigue estando tan vigente como en pleno apogeo de su álbum Back to black. Y es que cuando una artista transmite y te araña con una voz como la de la británica cantante, lo hace siempre, incluso cuatro años después de su fallecimiento. A Amy no se le olvida con facilidad.

Tal vez el quid de la cuestión se encuentra en que Amy vivió en el límite del bien y del mal, haciendo caso del mismo estilo que proclamaba el guapérrimo James Dean: “vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver”. Se quedó en los malditos 27, embrujo de número que también dejó en la estacada a genios del calibre de Kurt Cobain, Janis Joplin, Jim Morrison, Jimi Hendrix o Robert Johnson. Winehouse no podía ser menos, fichó por el club de los 27 desde antes de cumplirlos, ya que la fama conseguida por su aterciopelada voz le dio la posibilidad de vivir peligrosamente, contrajo matrimonio con el vodka y nombró damas de honor a todo tipo de drogas.

"Amy Winehouse"

¿Por qué lo hizo? ¿Por qué cuando alguien aparenta tener todo lo que se pueda desear lo tira por la borda de esa manera? Esa es la pregunta que millones de fans se hicieron a raiz del 23 de julio de 2011 cuando la artista salió de su hogar con los pies por delante, y esa es la cuestión sobre la que se centra el documental de Asif Kapadia. Una búsqueda de respuestas a esta máxima mientras se nos acerca a la maravillosa Amy convertida en personaje principal de un film que la idolatra y la martiriza a partes iguales, debido a la heroína en quien se convirtió gracias a ese chorro de voz negra encerrada en un cuerpo blanco y escuchimizado por culpa de la mala vida, las drogas y los trastornos alimenticios.

"Amy & Blake"“¿A quién odias más, al padre aprovechado o al novio drogadicto?”, me comentaba un amigo. Y cuánta razón tenía. Al salir del cine casi seguro esta será la pregunta que os rondará la cabeza, liberando así a la diva de piedras que podría haber sido la primera en tirar. Pero ¿es eso justo? Realmente creo que Amy tenía una personalidad arrolladora, demasiado quizás para que las culpas de su triste final puedan recaer sobre otros. Bien es verdad que los hombres de su vida, su padre Mitch y su novio Blake (después marido y ex marido), quizás fuesen su debilidad, su droga pródiga, su mal mayor, pero no creo que sea justo culparles de la muerte de la cantante. Dime con quién andas y te diré quién eres, ¿verdad? Aunque, a diferencia de Blake, Amy tenía una guitarra salvavidas, en la que volcarse cuando estaba en las últimas, y una mina de oro en la garganta. Curiosamente en 2005 se produjo la mayor crisis de la artista, y su recuperación fue total durante el periodo de grabación de su disco estrella Back to Black en 2006.

En mi humilde opinión, a Amy le mató la fama. Y es que para una niña criada en los suburbios del Norte de Londres, alcanzar la fama internacional con tan sólo 23 años no debe ser fácil de encajar, menos aún si tu rebelde carácter es carne de cañón de todas las portadas de los tabloides británicos, los más sensacionalistas de todo el planeta. El acoso y derribo que recibió la cantante por parte de la prensa amarilla fue un flaco favor de cara a una recuperación definitiva.

"Amy Winehouse"En esencia, tal y como se repite varias veces en el último documental que se ha realizado sobre Winehouse, Amy era una verdadera cantante de Jazz. Escuchó Jazz desde niña, siguiendo los pasos de su padre y a los 13 años empezó a componer. Un año después asomaban sus primeras piezas, temas que siempre trataban sobre su vida, sus vivencias… No sabía escribir si no era contando su historia, por lo que si algo se aprende de las letras de sus canciones, de todas ellas, es quién había detrás de esa chica extravagante. Amy era una cantante de jazz que hubiese sido feliz actuando en la atmósfera de intimidad en la que acostumbramos a escuchar este estilo. No estaba preparada para ese giro ante el mundo, ese jazz mas poppy, ni para las muchas actuaciones multitudinarias a las que se tuvo que enfrentar.

No obstante, esto tan sólo son divagaciones. Winehouse se fue sin dar explicaciones, sin avisar, y nunca sabremos si la mató una relación destructiva de amor, el desamparo y oportunismo de un padre que desaparece y reaparece, la prensa británica, las drogas, el éxito o sus propios fans. Por suerte, nos dejó un legado para resolver los problemas, dos discos impregnados de una voz aturdidora, que amansaba fieras, las suyas propias y las de los de su alrededor. Abrió camino a otra mujeres con su novedoso y definido estilo, que a la vez no hacía otra cosa sino modernizar el clásico soul-jazz. La historia más contemporánea de la música se quita el sombrero sin importarle vicios ni malas influencias. Amy, la chica detrás del nombre, es lo de menos, su música lo de más. Gracias por el regalo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s