Crónicas·planes

Una paradoja entre naturaleza y tecnología

Eugenio Ampudia en Abierto por Obras de Matadero.

Accionar un lago con una llamada de teléfono.

Hace ya tiempo que vi esta exposición y sin embargo aún me sigue rondando la cabeza. Por suerte para todos tengo la opción de hablar de ella, ya que permanecerá en activa hasta el 17 de mayo.

Se trata de Cada palabra es como una innecesaria mancha en el silencio y en la nada, un título bastante rebuscado para una obra mucho más simple de lo que a priori pueda parecer, aunque ahora entenderéis el porqué de esta elección. El dueño de la frase es Samuel Beckett y el de la pieza Eugenio Ampudia

Al artista se le planteaba el reto de realizar una pieza para el espacio Abierto por Obras del Matadero de Madrid, una superficie de aproximadamente 900 metros lista para su explotación y disfrute. Ante tal ofrecimiento Ampudia quiso responder con una obra que reflejase sus preocupaciones actuales, siguiendo así con la línea general de sus creaciones, con las que pretende establecer un diálogo personal mediante el cual alcanzar conclusiones políticas y estéticas sobre lo que acontece a su alrededor.

En el caso de la pieza que nos ocupa la reflexión gira en torno a las comunicaciones. Eugenio se plantea cuestiones tales como ¿qué buscamos cuando nos comunicamos?, ¿por qué molesta tanto la comunicación al poder? o ¿cómo se crean redes que cada vez aumentan más y que son capaces de convivir y de cruzarse entre ellas?

"Eugenio Ampudia"

Así es como ha creado una gran infraestructura central rodeada por un muelle de madera, por el cual los visitantes pueden campar a sus anchas. En el centro de esta construcción está la clave, una superficie de agua estancada o lo que es lo mismo un lago. Independientemente del lugar que ocupes en el espacio estás en todo momento viendo lo que ocurre en toda la nave.

La obra que nos presenta este autor es una paradoja que nos hace reflexionar acerca del ya citado tema de las comunicaciones, de la era de Internet y de ese entramado de redes, a través de un hecho tan simple y natural como es un lago. Un lago, y es aquí donde viene la paradoja, que sólo se activa mediante una llamada de teléfono, por tanto necesitas emplear un aparato tecnológico para hacer funcionar la masa de agua. El artista ha colocado en el centro del lago una tarjeta SIM con la intención de que los visitantes llamen al número 657 52 90 16 para crear las distintas ondas de agua que, de manera natural, se crearían si tirásemos una piedra. Esas ondas, que cada vez se hacen mayores y que se van chocando unas con otras, reflejan el estado de nuestras comunicaciones con los demás.

 Sin embargo, para mí esta pieza tiene una parte romántica por su construcción y el ambiente que la recoge. Eugenio ha conseguido crear un juego de luces y perspectiva gracias a la iluminación perfectamente cuidada y al reflejo natural del agua. Así parece que estemos ante un lago inmenso y sin fin, cuando en realidad estamos ante una construcción rectangular y limitada. Por otra parte, al pasear por este improvisado lago olvidas todo lo que tenga que ver con comunicación y tecnología, que es justo lo contrario a lo que se pretende, y realmente te encuentras paseando en un estado de paz por un espacio natural, gracias a su tenue iluminación y al poder tranquilizador del agua.

"Nubes de memoria- Eugenio Ampudia"Eugenio Ampudia ha declarado que no hace obras para gustar a los Medios de Comunicación o pensando en los ojos de las personas, su única intención es lograr que sus piezas se guarden durante tres segundos en la cabeza de quien la ve y que la giren dos grados aunque sólo sea esos tres segundos. Desde luego en mi caso ha funcionado, ya lo consiguió en su día y se ha acentuado según he ido investigando sobre esta obra.

Ya sabéis, si queréis tirar vuestra propia piedra y provocar un cambio, tenéis un mes para visitar el espacio Abierto por Obras de Matadero. Y, para quien no le conozca, os invito a indagar sobre este autor porque tiene otros proyectos igual de interesantes, como el que realizó hace ya algunos años para el Camino de Santiago titulado Nubes de memoria, donde una vez más la tecnología jugaba un papel fundamental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s