Crónicas

‘La herida del tiempo’, una herida para todos los públicos

Sobre lo efímero del mañana.

Sobre la falta de piedad del tiempo.

El jueves acudíamos con premura al Teatro Quevedo para ver La herida del tiempo o El tiempo y los Conway, obra del dramaturgo J.B. Priestley, convertida al teatro por la compañía Bazar Eslavo. Pero eso no es todo, era un día especial quien vive entre bambalinas y así se lo explicaba uno de los actores a los espectadores. “No solemos comenzar así la función, pero hoy ha fallecido Amparo Baró, gran actriz muy querida por el público y compañeros del gremio. Por ello, y aunque en estos casos se suele pedir un minuto de silencio, como en el teatro se muestra el agradecimiento con un aplauso, pido al público que se ponga en pie en homenaje a esta gran actriz”. Y todos aplaudimos. Así, comenzamos con un emotivo momento, que también revelaba la latente sensibilidad de los actores, presente durante el transcurso de la obra que vamos a desmenuzar a continuación. 

"La herida del tiempo"La herida del tiempo se desarrolla en plenos años 20 el seno de una familia tradicional inglesa afincada en Newlingham, la familia Conway. La Primera Guerra Mundial ha llegado a su fin y eso hay que celebrarlo. A los cinco hermanos que componen el legado, dos hombres y tres mujeres, y a la viuda Sr. Conway les acompañan vecinos y allegados. Además es el 21 cumpleaños de Kay, la mayor de las hermanas, así que en un ambiente de felicidad, fiesta y buen porvenir, se nos irán presentando los personajes de la obra.

En la escena Carol, encarnada por María Herrera, es la pequeña que enternece al público, el ojito derecho, la alegría de la casa y un gran corazón. La guapa Diana (Lucila Mart) es admirada por todos, y por sí misma, mientras huye del cortejo de Ernesto P. (Raúl Lara), un don nadie que pronto se convertirá en un hombre de negocios sin piedad. Por su parte, Marta (Elena Serrano) comienza a dar muestras de su fuerte carácter, rebelde y revolucionario. Todavía desconocemos los favoritismos de la señora Conway (Dolores Calatayud), pero pronto sentiremos su flaqueza por el adulador Robin (Kik Fernández), en contraposición al aletargado hijo mayor, Alan (Juan C. Gandía) y a la alelada Joan Helford (Carmen Ruiz), objetivo de Robin, para su desgracia. Kay (Eva Mataix) se nos presenta sofisticada e intelectual y tememos porque Gerald Morton (José Pérez) no pueda ver cumplidos sus deseos de cortejar a Marta.

"La herida del tiempo"Ante este panorama María Callas suena para poner fin a la primera parte y el Claro de Luna de Beethoven nos evoca a la segunda subida del telón. Han transcurrido 20 años desde que dejásemos a Kay fumando en el anterior acto, y ahora la situación es bien distinta. Una reunión congregada al estilo de un gabinete de crisis familiar, en la que vemos cómo el devenir ha hecho de las suyas y cómo las ilusiones de ayer no son la realidad del ahora. Su situación económica pende de un hilo y sus relaciones están plagadas de reproches y rencor.

Más María Callas para el segundo golpe de telón y, para sorpresa de todos, el tercer acto nos devuelve de nuevo 20 años atrás. El drama soportado aún no ha ocurrido, pero la escritora ha tenido una premonición y observa algunos indicios de que no tardará en ver ciertas decisiones convertidas en la realidad presupuesta.

La obra es un baile en el tiempo y al mismo tiempo supone una tragedia al ver cómo éste nos domina, nos marca y nos castiga. Respira en la pregunta de si somos dominadores de nuestro destino, viceversa, o ambas opciones. “Somos lo que somos y lo que hemos sido. Todo forma parte de un círculo”, dicen. Y aunque en uno de los diálogos decisivos que se desarrolla entre los dos hermanos mayores, Alan y Kay, comentan que “más vale morir a tiempo antes de que el demonio del tiempo te marque”, deseamos a esta obra que viva mucho, que viaje y que nos marque a todos. Una tragedia de cuyo drama aprenderemos el valor del ahora, pues el valor del mañana ya vendrá, si llega.

Acertada elección del tema Yesterday para poner la guinda final a esta puesta en escena dirigida por Vicente Rodado. La herida del tiempo es el libro que Alan le regala a su hermana Kay en el segundo acto y es la historia que nos hace tomar conciencia de que todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s