Crónicas·planes

Victoria Iglesias nos enseña su particular Caja de Pandora.

La exposición La caja oscura en Efti hasta mediados de mes.

De las cajas de música a las cajas de imágenes.

Era uno de estos días que llegas a casa y te dejas caer en el sofá, pones la tele y es hora punta. Las 21:00, la hora del informativo. “Vamos a ver cómo anda el mundo”, te dices. Bueno, el mundo o lo que nos quieran contar de él, pero eso es otro tema. Tras un sinfín de desgracias, y antes de que tome el protagonismo total el Deporte y acapare más de la mitad del telediario qué ya está bien, aparece algo que llama mi atención. Carlos del Amor, responsable de Cultura de TVE, nos introduce en el mundo de las cajitas de Victoria.

Se trata de la exposición que acoge la Escuela de Fotografía Efti, hasta el 14 de febrero. Aunque la protagonista de la misma es la fotógrafa Victoria Iglesias, hay que reconocer que sus retratados, y la idea de incrustarlos en una cajita de pequeñas dimensiones, le han robado mucho ese papel protagonista. Antes de meterme de lleno en la muestra voy a poner el toque crítico. Algunas de las fotografías conservan su marca de agua, lo cual me parece que estropea un poco la imagen, obviamente ese es el cometido de una marca de agua pero no si con ellas se está haciendo una exposición. 

"La caja oscura"Aunque yo iba preparada para sorpresas, después de haber visto el reportaje varios días antes, lo cierto es que me sorprendí más de lo que esperaba. Sabía que algunas de las cajas contenían algo más que una imagen, como es la del escritor Jose Luis Sampedro acompañado por  su poema Octubre, octubre. Pero lo que no pensaba encontrar eran retales, cajas pintadas, hojas secas o restos de periódicos. Una combinación que de alguna manera nos saca de ese mundo del retrato pero nos lleva directamente al de las texturas y el color. Fotos en blanco y negro junto a saturaciones impactantes, imágenes nítidas y otras pixeladas y, lo mejor de todo, retratos en miniatura y rostros en mayúsculas que se componen a base de pequeñas piezas, como si de un rompecabezas se tratase.

Entre los rostros conocidos Aitor Luna, Camarón, Joaquín Sabina, Michelle Jenner, Michael Jackson, Carmen Maura, Penélope Cruz o Gérard Depardieu, entre otros que ahora iremos descubriendo.

Y, del mix de caras conocidas, a un breve homenaje a Escocia. Justo a su lado otros de menor tamaño, pero con el mismo proceder, encontramos los paisajes norteños. Paisajes, ese era el otro protagonista que había olvidado mencionar. Una composición de cajas que forman un total y que, esta vez sí por sus tonos suaves, nos llevan a paisajes lejanos y fríos.

Uno de los acaparadores, además del actor Aitor Luna situado al comienzo de la visita, es el también actor Javier Cámara, quien posa divertido, muy en el rol de sus personajes, formando el mayor puzzle de todos en blanco y negro. Junto a él destacan dos grandes ojos, demasiado azules para ser reales o quizás sea solo envidia pura, a nuestra diestra el pixelado y a la siniestra el más lúcido de los dos. Unos ojos que separan a Cámara de otro de los protagonistas de esta muestra, Oscar Jaenada, en esta ocasión con dos retratos de una sola pieza pero igualmente transformados.

"La caja oscura"Victoria juega con nuestra imaginación, nos hace querer coger cajas y colocar a nuestro antojo, algo que se acentúa cuando ella misma nos las ofrece descoloradas y nos impide ver el retrato real. Recuerdo un juego que tenía cuando era pequeña en el que había que construir una figura, pero no podías mover todas las piezas, ni levantarlas del tablero. Inevitablemente, al ver esta imagen inconexa, volví a ese juego de la niñez, solo que esta vez había que quedarse con las ganas.

Terminamos la visita de nuevo en blanco y negro y evocando unos paisajes de los que sólo vemos sus árboles, junto a los primeros pasos de una niña que, por sus zapatitos blancos, no creo que sume más de tres primaveras. Una última combinación que me ha parecido de lo más acertada y de la que se podrían sacar multitud de historias, sin que ninguna de ellas tuviese sentido o diese explicación a lo que quizás sólo ha sido una coincidencia.

No me quiero marchar de allí sin rescatar un fragmento de la declaración de Victoria Iglesias que, junto al ya citado retrato de Luna, nos da la bienvenida al espacio, “no puedo vivir sin mirar. Sin embargo, a menudo veo que mucho de lo que me rodea apenas lo veo. De hecho, apenas veo el 10% de todo lo que existe y es que un 90% de la realidad es invisible”. Una reflexión de diez que, a mí personalmente, me da miedo. ¿De verdad nos estamos perdiendo tanto de la vida?

La Caja Oscura se puede visitar de lunes a viernes de 9:00 de la mañana a 22:00 horas, ininterrumpidamente, y los sábados de 10:00 a 14:00 horas, en la calle de Fuenterrabía, 4-6, metro Menéndez Pelayo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s