Crónicas·planes

Cuatro transrealidades en escena

‘Transrealidades’ en La Pensión de las Pulgas hasta el 25 de noviembre.

4 mujeres, 4 historias, 4 realidades.

Una gran sonrisa nos da la bienvenida en la entrada. Se trata de mi primera cita con La Pensión de las Pulgas y mis expectativas son altas. Es martes por la tarde noche, hace frío y chispea pero somos muchos lo que hemos venido a dejarnos cautivar. Entre los asistentes veo caras conocidas del mundo de la interpretación. Sin embargo, quienes de verdad despiertan mi curiosidad son ellas.

Voy a empezar presentando a nuestras cuatro protagonistas, que, por lo que he leído, eran cinco en un principio. Ángela Flórez es una belleza colombiana de 33 años estudiante de Filología Inglesa, María Alejandra Huertas, colombiana también, algo mayor que su compañera y Arquitecto, Inca Princess, peruana, la edad queda sujeta a la imaginación y puntería del espectador, aspirante a actriz. Y, por último, Nayra la mayor del clan con 45 años, Meretriz de profesión.

"Transrealidades"Ahora que ya nos conocemos todos, podemos tomar asiento. Sabía perfectamente a lo que iba, por otro lado el título resulta más que evidente. Cuatro mujeres dispuestas a contarnos su realidad, su vida a fin de cuentas, un acto a mi juicio de total valentía. Y allí estábamos nosotros, como el Jurado Popular de un Tribunal, dispuestos a escuchar, a reír, a dejarnos emocionar e, incluso, a escandalizarnos si hubiese sido necesario.

Me parecía una oportunidad única para indagar en este tema que, para muchos, sigue siendo tabú. De hecho me habría gustado sacarle más jugo. No sé si se trata de una cuestión de formato o de imaginar de más, pero lo cierto es que, por momentos, me daba la sensación de quedarme un poco a medias. Me explico. Creo que la obra tendría mucha más fuerza si apareciesen las cuatro mujeres sentadas en un círculo de sillas y cada una, en su turno, explicase un testimonio, una anécdota, un miedo o un deseo sin necesidad de llegar a representar esa acción. Seria una obra mucho menos teatral, por supuesto, pero mucho más documental que, a fin de cuentas y si reparamos en que ellas no son actrices (salvo Inca), aquí es lo que importa.

Después de esta precipitada valoración no es difícil entender que mis grandes historias hayan sido la cita con el médico de María Alejandra y los preparativos de su vestido de novia, la incursión en el mundo del teatro de Inca Princess, cualquiera de las intervenciones de la dulce Ángela y, de igual modo, las de una Nayra que verdaderamente, sin abrir la boca, sorprende igual. Agradezco la naturalidad con la que María Alejandra nos cuenta su historia y la profesionalidad con la que se desenvuelve Inca. Pero, en este caso, Ángela y Nayra me han cautivado y creo que es precisamente por lo que explicaba en el párrafo anterior. Son las dos protagonistas que más profundizan en sus transrealidades, las sesiones de fotos de Ángela durante el cambio o la explicación de la relación con su madre, la operación de Nayra y su manera de sincerarse apenas sin voz, son las partes de este relato que más he agradecido y que hoy, casi una semana después, soy capaz de repetir en mi cabeza sin esfuerzo.

"Transrealidades Teatro Documental"

Cuatro mujeres que se seguirán sincerando con el espectador dos semanas más, los martes a las 20:30 en el 48 de la calle Huertas. Transrealidades ya había conocido las reacciones del público en Espacio Labruc. Una obra de Camilo Vásquez que, junto a Nacho Mínguez, empezó como un estudio previo de un proyecto que se pretendía llevar a cabo fuera de nuestras fronteras. Así es como se acercaron a la Asociación Transexualia para proponer un taller de teatro que, finalmente, ha acabado siendo un proyecto en sí mismo.

El debate final de la obra era, etiquetas sí o etiquetas no. La disparidad de opiniones estaba repartida a partes iguales. Para Ángela y María Alejandra eran necesarias para explicar, aún a estas alturas de la película, una realidad y normalizar una situación. Sin embargo, Nayra e Inca se mostraban reacias y explicaban que el concepto y la obra se explicaría igualmente bajo el título ‘Realidades’ a secas.

Necesario o no lo cierto es que es un tema que no está aceptado y prueba de ello son estas declaraciones que Nayra explicaba al diario El País, “los psicólogos todavía consideran que tenemos trastorno de identidad de género, lo que significa que somos enfermas mentales. Para que te traten psicológicamente en la Seguridad Social madrileña es necesario firmar un papel en que se admite estar trastornada”. Una declaración que bien merece ser reflexionada. 

Acabamos con nuestra más sincera enhorabuena a los creadores de espacios José Martret y Alberto Puraenvidia y es que, de una casa, La de la Portera, a una pensión, La de las Pulgas, ayudan a que la Cultura, y su parte escénica, siga cogiendo fuerza en la Capital.

"Cartel Transrealidades"

Anuncios

Un comentario sobre “Cuatro transrealidades en escena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s