Entrevistas

Entrevista con Julián Maeso: “me considero un obrero de la música”

Recién llegado de Manchester y Liverpool aterriza en la Sala Galileo de Madrid.

One way ticket to Saturn, un álbum mucho más enérgico y positivo que su predecesor.

Julián Maeso mamó la música desde muy pequeño. Sus padres, músico y bailarina, le inculcaron el amor por este arte. De los discos de vinilo, que marcaban la llegada del fin de semana en casa de los Maeso, pasó a interpretar las canciones del coro del Colegio Nuestra Señora de los Infantes, en la Catedral de Toledo, donde vio un órgano por primera vez. Sin embargo, fue demasiado inquieto como para seguir con los estudios de solfeo y decidió empezar a indagar por su cuenta. Así fue como pasó a ser un habitual por los locales de ensayo de su ciudad, al principio como mero espectador y después como activo participante.

La curiosidad del toledano por la música estaba disparada, tanto es así que empezó a trastear con varios instrumentos hasta que sintió el gusanillo por el órgano. Se involucró con algunos grupos de la zona, antes de hacer las maletas para trasladarse a Sevilla, donde realizaría sus estudios de Turismo. A la vuelta se hizo cargo de la programación de los conciertos de un local de Toledo hasta que esa vinculación con la música se hizo mayor y necesaria.

El paso decisivo fue grabar con Sunday Drivers una pequeña maqueta. A partir de aquí, “ya fue directo hasta hoy”, como él resumen. La vida con Sunday sufrió un parón que le llevó hasta Valencia, donde estuvo un tiempo alejado de la música y sacándose las castañas del fuego, “trabajé allí haciendo mudanzas, en un restaurante hindú, lo que salía vaya”. Pero, a pesar del intento por cambiar de aires, Julián sabía por dónde iba su camino. “Te das cuenta que también has dejado de lado tu carrera y que lo que me llamaba la atención era la música, que era lo que sabía hacer. Así que al final volví al redil y opté por grabar el disco contando todas las miserias que estaba viviendo en ese momento”.

Juan Maeso - DiscoEse disco de miserias del que Maeso nos habla es Dreams are gone, un álbum que reunió unos tres o cuatro años de la historia de Julián, de ahí que acabase compuesto por 21 temas. El día de su presentación, en el Festival Madrid es Negro, uno de los responsables de Sony estaban en ese evento y, al acabar el concierto, se acercaron al de Toledo con ganas de más. “Dio la casualidad de que ya tenía algunas cosas grabadas de Dreams are gone y dijimos, venga, para adelante“.

Sin prisa pero sin pausa, o hacia adelante y sin frenos es como empezó la carrera de nuestro protagonista y después de una época negra llegó el cambio de tercio. Hace unos meses Julian presentaba su segundo trabajo, bastante más positivo y enérgico que su predecesor y con un formato más adaptado a un disco tradicional, al menos en lo que a extensión se refiere. One way ticket to SaturnLe pregunto a Julián qué haría él en Saturno si le entregasen uno de estos tickets pero, para mi sorpresa, ese viaje es un “regalo” para otros, “el verdadero mensaje es invitar a todos estos que nos tienen hechos unos desgraciados, que en verdad es nuestra culpa por dejarles, pero bueno, a un billete a Saturno para ellos y ya allí que hagan lo que quieran, que engañen a quien quieran”. Aunque nos confiesa que este no iba a ser el título, ni la imagen de la portada la que finalmente se ha escogido. Pero, en cualquier caso, la idea importante que quería trasmitir era la de cambio. “Ya está bien de penas, si queremos cambiar las cosas hay que luchar y ponerse las pilas. Hay bastante crítica sobre el momento en el que vivimos”.

No somos los únicos, ni el propio Julián, que nos hemos dado cuenta del cambio de aires de este trabajo. De hecho, ha sido la reflexión general de la crítica y los medios, algo que, como él nos comenta, era lo deseado. “Sabía que tenía que tener algo más porque un concierto entero con canciones a medios tiempos se hace un poco difícil. De hecho quería más caña y se ha quedado un poco ahí, así que el siguiente va a ser más cañero”.

"Julián Maeso - Nuevo disco"Julián ha hecho una carrera de fondo, desde que empezó en los locales de su ciudad, hasta que se ha ido curtiendo a base de las jam session de Madrid. Todo un recorrido que le ha otorgado un hueco en la música. Sobre él hemos leído afirmaciones como, “es uno de los músicos de mayor prestigio de España” o “es uno de los músicos más importantes de la escena española”. Todo un orgullo que Julián parece creer a medias. “Yo no soy el mejor en nada, hay un nivel en España de músicos muy alto. Yo lo único que soy es el único que ha estado cargando un Hammond durante veinte años y que me he formado musicalmente de una manera más instintiva que académica, lo que me ha llevado a entender la música más de corazón. Soy una persona igual que cualquier albañil que hace su trabajo, me considero un obrero de la música y por mucho que digan mi situación actual sigue siendo la misma, es una carrera de largo recorrido”.

Ya que ha sacado el Hammond a relucir le pregunto si alguna vez le veremos desprenderse de su fiel amigo. Julián ha compuesto ambos discos con la guitarra, que en realidad es un instrumento bastante más manejable. Sin embargo, ese órgano ha marcado de alguna manera su seña de identidad y sabe que será difícil perder ese San Benito.”la gente me identifica con el órgano y tengo que llevarlo a los conciertos. Si tocase sólo con la guitarra ganaría mucho más dinero, no tendría que pagar sueldos a músicos, ni alquilar una furgoneta para el transporte, pero me aburriría. La cabra tira al monte y yo lo tengo en casa o en el local de estudio y al final lo acabo tocando y prefiero llevar a tres amigos en la furgoneta y que toquen el resto de instrumentos. Necesito esa energía y reírme, no irme yo sólo en un coche a 300 kilómetros e ir hablando con mi sombra”.

A la furgoneta es donde ya está subido Maeso, sus compañeros de escenario y su inseparable Hammond. Recién aterrizado de Manchester y Liverpool llega mañana, 11 de junio, a la Sala Galileo de Madrid. Una gira que está en pleno apogeo y que no ha hecho más que empezar, con conciertos cerrados hasta agosto que irán pasando por Zaragoza, Valencia, Toledo, Córdoba y Málaga y que espera seguir el resto del año. De hecho, su plan de futuro es, ahora que ha vivido la experiencia fuera de España, ir a abrir camino a EEUU, “durante un mes o mes y medio”.

"Julián Maeso"

Julián tiene muy claro cual es su camino, a pesar de ser consciente de que las tendencias no van por ahí. “Si te fijas compongo en inglés y hago música de los años 60-70. La gente joven no sabe quienes son The Beatles y, me sabe mal decirlo, pero los de mi edad están casados y con hijos y muchos ya no van ni a conciertos. Hay un desfase generacional y no hay un relevo porque la gente joven está en otra onda totalmente distinta a lo que hemos vivido nosotros. Además ahora la industria musical enfoca la música hacia esa juventud más como un producto. Es todo mucho más inmediato, los festivales no arriesgan nada, llevan a grupos que saben que van a vender, independientemente de que a ellos les gusten o no. Eso funciona así”.

En la onda o fuera de ella lo cierto es que el apellido Maeso se ha hecho eco en las revistas musicales y en las páginas webs especializadas. Si quieres conocer su One way ticket to Saturn o la experiencia de cómo suena su Hammond, consulta aquí sus próximas citas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s