Tómate otra

En María Pandora

lec-mariapandora2Con nombre y apellido se presenta esta champagnería-librería, dos en uno. En el corazón de La Latina se levanta este bar, que lleva en pie desde 1994. A espaldas de La Almudena y observada de cerca por la estatua de la chulapa, no te costará encontrar La Plaza de Gabriel Miró. Aunque, si eres más fiestero que viandante, conocerás este espacio por ser el escogido para las míticas fiestas de La Paloma.

Diseñado, modificaciones posteriores incluidas, por Teófilo Mena. Es un lugar que llama la atención, incluso antes de entrar en él. Tengo que confesar que yo conocí a María Pandora en fiestas, ahora sabéis por qué grupo me decanto. Aunque nuestro primer contacto fue desde la calle, no me pude resistir a ponerme de puntillas para echar un ojo, pues sus libros y su aroma, a algo más que a alcohol, llegaban hasta fuera.

lec-mariapandoraAsí es como, meses más tardes, he recordado este sitio y me he adentrado en él para, ahora sí, descubrir que esconde mucho más que libros. Un ambiente post antiguo y cálido, posiblemente gracias a su decoración y al acompañamiento de las velas, dan cobijo a las tertulias, recitales literarios y exposiciones de pintura y fotografía.

Los más activos también encontrarán resguardo. Las proyecciones de cortometrajes nos acercan al Séptimo Árte y a su faceta más olvidada, presentaciones de discos y novelas y una newsletter actualizada con noticias propias y ajenas son otras de las actividades que sus mandatarios nos ofrecen.

No hay que menospreciar, ni mucho menos, su decoración, arte en sí misma. Más allá de la que temporalmente adorna las paredes, gracias a los artistas ambulantes, de la casa son las fotos de comunión, las imágenes religiosas y algún que otro adorno chinesco, tribal o rococó. Parece un todo vale y sin embargo es una imagen de lo más cuidada.

lec-mariapandora3

Ya lo sabes, si paseas por Las Vistillas y la sed aprieta, entra en este mundo de luz y color y disfruta del sinfín de propuestas culturales que doña María te propone. Eso sí, no vayas antes de las 19:00, de lunes a sábados, o antes de las 16:00, si es un domingo, o te darás con la puerta en las narices. Y, sobre todo, recuerda que el martes toca descansar.

Patricia Galán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s